Gora

Cabrafiga (614 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2009/05/27
Aldatze data
2016/02/17
7


Situado entre el mar Mediterráneo y las bonitas montañas de la Sierra de Llaberia, el Puig de Cabrafiga es el más pequeño entre sus vecinos. Sin embargo, sus 614 metros de altitud lo convierten en una atalaya perfecta para otear el horizonte marino, ya que no más de una decena de kilómetros separan su cima de la costa sin obstáculo alguno.

Desde Pratdip

La ascensión más clásica comienza en Pratdip (249 m), un pueblito que mantiene aún el sabor y la autenticidad que han perdido ya sus vecinos costeros.

Sin entrar en él, junto a la carretera que se dirige a Colldejou, y al lado de un banco de madera, parte el sendero señalizado que, balizado de azul, nos va a llevar sin más problemas hasta la cima. Sigue, entre rica vegetación, el antiguo trazado de un camino, utilizado probablemente en otros tiempos para las labores de carboneo o para llegar a las antiguas minas al otro lado de la montaña. Tras pasar por debajo de dos torres de alta tensión que degradan la montaña desde hace pocos años, superamos la pequeña pared por un portillo, punto donde el antiguo sendero conserva parte de su estructura (1,00).

Una vez en la parte alta, y tras superar un pequeño resalte conocido como el Mal Pas (ninguna dificultad en absoluto), recorremos la alargada panza del Cabrafiga hasta el vértice y el buzón cimero (614 m).

La vista que nos ofrece es amplia: hacia la costa, Tarragona, el Cap de Salou, Cambrils, Miami Platja, L' Hospitalet de l'Infant, e incluso la última punta del Delta del Ebro. Sólo el Molló Puntaire (727 m)  oculta la parte costera donde se sitúa la central nuclear de Vandellós. Hacia el interior veremos casi todas las principales montañas de esta provincia catalana, destacando la Mola de Colldejou y la Sierra de Llaberia por su esbelto porte y cercanía.

Para el descenso a Pratdip, tenemos dos opciones. La primera consiste en continuar el balizaje azul que, por el Puntal de les Mugues y en unas tres horas más, nos llevará hasta Pratdip, pasando por las antiguas minas de hierro. La segunda es retroceder por el mismo camino con la opción de penetrar, linterna en mano, en las dos cuevas situadas bajo la pared a la izquierda, poco antes de alcanzar en descenso la primera torre.

Accesos: Pratdip (1h 30 min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak