Gora

San Ginés (1.603 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2013/11/27
Aldatze data
2016/11/16
1

San Ginés ( 1.603 m ) es un monte que destaca, en primer lugar y desafortunadamente, por el gran repetidor que lo corona. Pero como no hay en la tierra monte féo, San Ginés también guarda sus secretos, y merece ser conocido. Aunque una pista asfaltada llega a la cumbre, hay otros itinerarios posibles para hacer de su ascensión un paseo digno y bello.

Si viajamos hacia Valencia, una vez hayamos pasado de la provincia de Zaragoza a la de Teruel, enseguida divisaremos a nuestra derecha el cerro de San Ginés, destacando sobre la planicie de la Comarca de Jiloca.

Carretera de San Ginés

A unos 4 Km. de Ródenas ( 1.373 m ), dirección Pozodón ( 1.407 m ), parte a la izquierda de la carretera, la pista asfaltada, señalizada "Cerro San Ginés" que conduce en 5 Km. a la cumbre donde, además de la ermita de San Ginés, hay una instalación de telecomuniciones. Al margen de la cómoda ruta turística, existe la posibilidad de subir desde Peracense.

Desde Peracense

Desde Peracense ( 1.253 m ), una pista cruza bajo el ferrocarril y accede al colladito del El Mirador ( 1.365 m ). A la izquierda, parte la senda que asciende (S) a San Ginés ( 1.603 m ).

El castillo de Peracense ( 1.380 m ) se localiza en la misma sierra Manera a 1,5 Km. de la cumbre de San Ginés. Sus murallas se encuentran mimetizadas sobre un roquedo de aresniscas ( rodeno ) curiosamente erosionadas.

Desde Ródenas

Nuestra ascensión parte desde el peculiar pueblo de Rodenas, el cual merece una pequeña visita, bien sea por su característica arquitectura rojiza, o bien para probar el excelente queso de oveja que su quesería produce.

Una carreterilla se dirige al pintoresco castillo de Peracense, verdadero protagonista de estos lares. Enseguida, justo en frente de una granja porcina, parte hacia la derecha una ancha pista. Allí encontramos un cartel de la red local de senderos que indica "Barranco de Cardoso / Pozondón". Debemos caminar por esta pista llana, o de inapreciable desnivel, hacia San Ginés. Aunque esta pista es factible para cualquier vehículo (ojo si ha llovido, porque se embarra), lo más recomendable es recorrerla a pie o en BTT, por lo suave de su trazado. Tras unos centenares de metros, dejamos la pista, que bordea San Ginés por la derecha del mismo y tomamos otra a la izquierda, introduciéndonos de inmediato en un agradable pinar. Al poco, llegamos a un claro collado, justo bajo la cima (donde será conveniente dejar las bicicletas). Un empinado y ancho cortafuegos, rodeado de robles, nos separa de las rocas de la cima.

Arriba, además de la enorme y molesta antena de telecomunicaciones, encontramos una ermita cerrada, los restos de una antigua construcción, así como el vértice geodésico. Las vistas abarcan en días claros buena parte de Aragón, desde las montañas de la Ibérica zaragozana hasta Javalambre y otras sierras turolenses, destacando la de Albarracín por su cercanía. Pero sin duda lo más llamativo será el pueblo de Peracense a nuestros pies, y sobre unas hermosas rocas rojizas, el castillo del mismo nombre, construido de manera inverosímil en piedra rodena, tan característica de toda esta zona.

En el descenso, justo en la parte superior del cortafuegos, descubrimos una bonita vereda, jalonada de hitos, que desciende en amplios zig-zags introduciéndose en el robledal. Probablemente provenga de Peracense. Podemos bajar por ella y, cuando lo estimemos prudente, desviarnos monte a través, entre matorral pero sin mayores problemas, hacia la parte inferior del cortafuegos, haciendo así un descenso más ameno y descansado.

Recomendable es tanto la visita al castillo de Peracense como la suave ruta (en BTT especialmente) hasta el solitario y recóndito Barranco Cardoso, que esconde gratas sorpresas, como la pintoresca escultura de "El Peruano", realizada recientemente en la roca por una persona de aquel pais andino.

Accesos: Peracense ( 1h ); Ródenas ( 1h 20 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak