Gora

Chipude, Fortaleza De (1.243 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Sarrera data
2010/10/12
Aldatze data
2010/10/12
4
La Gomera es una isla de origen volcánico creada por acumulación de diversos materiales emitidos en diferentes etapas de actividad. Entre los procesos eruptivos se produjeron prolongados periodos de calma en los que actuó la erosión modelando un paisaje singular y poniendo en relieve algunas estructuras geológicas sorprendentes.

Dispersos por la geografía insular, sobresalen una serie de afloramientos rocosos que reciben el nombre de Roques cuando su configuración es afilada y de Fortalezas cuando su morfología es tabular. Algunas de estas estructuras están declaradas Monumentos Naturales y son auténticos emblemas paisajísticos, tanto para la localidad donde se ubican como para La Gomera, destacando el espectacular “Circo de Roques” formado por Agando, Carmona, La Zarcita y Ojilla, dentro del P.N. de Garajonay.
La Fortaleza de Chipude (1.243 m) es una interesante formación producida por la acumulación de lava muy viscosa en torno al propio conducto de emisión. Presenta un perfil de meseta con caídas verticales por todas sus vertientes y su aspecto inexpugnable hace que la denominación de “fortaleza” sea muy apropiada. Los aborígenes gomeros la llamaban Argodey y, junto al Alto de Garajonay (1.484 m), era considerada un lugar sagrado, como así lo atestiguan algunos restos encontrados de épocas prehispánicas. En sus escarpadas paredes crecen varios endemismos de la flora gomera.

Solo existe una vía normal de acceso al altiplano superior, a través de un paso (I) en los cortados nororientales.

Desde Chipude

Partimos de la plaza de Chipude, donde se encuentra la iglesia de Nuestra Sra. de la Candelaria (1.090 m). Ascendemos por la carretera unos 200 metros (SE) y tomamos un desvío a la izquierda (indicador de GR-131 La Fortaleza-Igualero-San Sebastián). Seguimos las señales rojiblancas cruzando un par de veces la carretera C.V.-12 que desciende a La Dama y nos dirigimos hacia las casas de El Apartadero. Tras pasar las casas desembocamos de nuevo en la carretera. El asfalto traza entonces una curva cerrada a la derecha rodeando un pequeño barranco. Continuando por la carretera o cruzando el barranco en diagonal (marcas de GR-131), llegamos a la aldea de Pavón (1.085 m)(0,20). Si se desea acortar el recorrido también puede comenzarse aquí.

Subimos por una calle pavimentada con lajas de piedra que arranca de la carretera en Pavón y continuamos después por sendero (marcado) hasta el collado de La Fortaleza (1.125 m)(0,30). Allí abandonamos la GR-131 y seguimos a la derecha (SW) por un claro camino que nos aproxima hasta la base de la pared. El sendero avanza entonces entre el roquedo y nos conduce hasta una chimenea sencilla (I) donde se han realizado algunos escalones que facilitan la progresión. Una vez superado el paso, seguimos a la derecha por un tramo rocoso hasta llegar a la amplia tabla cimera. La zona más alta se localiza en el interior de la meseta, donde se encuentran los restos de un antiguo vértice geodésico del que sólo queda la base de hormigón tapada por un hito de piedras (1.243 m)(1,00). Es interesante recorrer con calma la planicie para disfrutar de las extraordinarias vistas que ofrece hacia todos los puntos cardinales. En el borde noroccidental encontramos una cruz metálica y varios cairns (1.240 m), al SW tenemos el nuevo vértice geodésico construido en el año 1984 (1.232 m) (ED50 28R 276226, 3110267) y, continuando hacia el S., la plataforma somital se transforma en una estrecha lengua con profundos cortados a ambos lados, desde donde se obtienen buenas panorámicas sobre en barranco de Erque y La Dama.

Accesos: Chipude (1h).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak