Gora

Puig de Ses Terrets (220 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2011/09/26
Aldatze data
2011/09/26
1
La paisaje de la región de Santa Eulària des Riu/Santa Eulália del Río, al NE de la capital de la isla se caracteriza por encontrarse rodeada de un buen número de redondeadas colinas arboladas con altitudes que en ningún caso superan los 250 m., siendo la antesala de Els Amunts. La mayor parte de estas elevaciones ocupan una situación interior, siendo allí donde suelen alcanzar una altitud ligeramente superior aunque suelen encontrarse urbanizadas, en muchas ocasiones hasta las mismas cumbres; Guixar ( 230 m ), Puig de sa Creu ( 252 m ), mientras que son muy pocas las que se arriman a la línea de costa: Talaia de Sant Carles ( 231 m ), Puig d' Atzarò ( 218 m ), Puig d' en Ribes ( 221 m ), Puig d' en Pep ( 243 m ), Puig Marina ( 205 m ), Puig de ses Terrets ( 220 m ). De todas ellas la más interesante y de mayor valor natural es precisamente esta última, azotada por el mar que se desfoga contra los recortados acantilados del Cap Librell. Este paraje aún permanece al margen de la urbanización, pese a su situación, encima de un importante centro turístico vacacional como es Cala Llonga ( 5 m ). Esta cota es además la que ofrece una verdadera panorámica sobre el mediterráneo, abarcando buena parte de la isla y la vecina Formentera. Conserva una importante masa de pinos y sabinas y en sus acantilados no es raro ver sobrevolar al halcón de Leonor.

Santa Eulària se edificó sobre el pequeño cerro del Puig de Missa ( 56 m ), abarcando hoy en día una extensión bastante mayor que la primitiva, siendo el segundo núcleo de población de la isla. Su nombre hace mención a un curso de agua, un río, de poco caudal pero único en las Baleares.

Desde Cala Llonga (T2)

El itinerario hasta la cumbre no requiere de un calzado especial y está bien balizado, pero el itinerario circular completo que se propone desciende por un sendero más oculto y empinado donde disponer de un buen calzado es interesante.

En Cala Llonga, iniciamos la marcha en la playa ( 0 m ), dirigiéndonos por una carretera hacia las instalaciones hoteleras que se ubican en el lado S. de la pequeña había que describe la cala ( Can Porxet ). Más adelante, al dejar atrás los hoteles, la carretera se convierte en una amplia pista que describe dos marcadas lazadas y pasa bajo un muro, vestigios de una explotación canterera. Tras doblar una nueva curva, unos cairns a la derecha muy bien dispuestos nos invitan a abandonar el carril para continuar por una pequeña senda, balizada con hitos pero algo laberíntica que nos acerca a la cima. En las inmediaciones del vértice geodésico se descubren restos de antiguas construcciones deun antiguo poblado fenicio. La cumbre, cortada a pico sobre el mar, ofrece una bella estampa del litoral y de la isla de Formentera y sus islotes y constituye un buen lugar para esperar la caída del sol.

Continuamos la marcha, localizando un pequeño sendero, menos transitado y, por tanto, más cerrado por la vegetación que permite dirigirnos hacia la punta occidental, que recibe el nombre de Puig des Castellar ( 184 m ) y sobre la que se sitúa otra señal geodésica. La senda, en ocasiones difusa, discurre próxima a la cresta, alcanza la depresión entre las cimas ( 165 m ) y alcanza la cumbre.

Ahora tenemos un sendero firme a veces muy empinado y terroso para descender (W) hacia la ensenada de Sol d' en Serra. Desde estos curiosos acantilados, algunos hitos señalan la salida en dirección N. hacia una pista que conecta con una pequeña carretera que une Can Vildes con Cala Llonga. En pocos minutos estamos de nuevo en la playa de donde hemos partido ( 0 m ), completando un bello y breve itinerario circular.

Accesos: Cala Llonga ( 45 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak