Gora

San Miguel (1.126 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Sarrera data
2011/10/04
Aldatze data
2011/10/04
11
En el sector occidental del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara destacan dos torreones rocosos entre los cuales discurre el río Flumen, encajonado en las llamadas Palomeras. Se trata de las Peñas de San Miguel, al W. (1.126 m) y la Peña de Amán, al E. (1.121 m), también conocidas como Sen y Men, respectivamente. Estas moles de conglomerado poseen una estructura geológica similar a la de los famosos Mallos de Riglos y conforman un entorno paisajístico de gran belleza.

La vertiginosa garganta que separa las dos peñas recibe el nombre de Salto de Roldán ya que según narra una leyenda, cuando el caballero Roldán huía hacia su Francia natal tras el fracasado intento de conquistar Saraqusta (Zaragoza), cabalgó hasta lo más alto de la Peña de Amán donde fue acorralado por sus perseguidores. Lejos de entregarse, Roldán picó espuelas a su montura haciendo que el caballo se lanzara sobre el abismo y alcanzase de un prodigioso salto la Peña de San Miguel. Según cuentan algunos, aún pueden verse las huellas del corcel marcadas en la roca…

Desde el collado de San Miguel (F)

Partiendo de Apiés o de Sabayés, se sigue la estrecha carretera que conduce al embalse de Belsué. Tras dejar a la izquierda el cruce hacia Santa Eulalia de la Peña se llega a un parking señalizado situado en la base de la ascensión, cerca del collado de San Miguel (1.012 m). En el aparcamiento hay indicadores del sendero S.9 Salto de Roldán-Peña San Miguel.

El itinerario parte en dirección SE recorriendo inicialmente una zona preparada con escaleras y se dirige, trazando algunos zigzags, hacia el flanco N. del rocoso mogote cimero que, visto de lejos, parece totalmente inexpugnable. Una vez situados bajo las verticales paredes de la peña, caminamos un tramo corto por una faja en balcón equipada con una sirga de acero y llegamos a la parte más divertida del recorrido, donde hay que superar un par de pasos verticales utilizando una pequeña vía ferrata (F). El primer resalte está acondicionado con grapas y el segundo, situado junto a los restos de una torre defensiva, está provisto de una escalera metálica y otra serie de grapas que facilitan el acceso a la plataforma cimera (1.126 m)(0,30). Los pasos equipados son sencillos y cortos por lo que están al alcance de cualquier senderista medianamente ágil que sea capaz de subir 3 m por una escalera de mano.

En la cumbre encontramos un aljibe, las ruinas de una torre que no se llegó a terminar y los restos de una ermita. Una escalera intramural situada junto a la entrada de la torre permite acceder al borde del paramento superior y recorrer (con precaución) todo su perímetro.

Las panorámicas son espectaculares en todas las direcciones: Hoya de Huesca, Sierras de Gratal, Águila, Mediodía, Gabardiella, Guara e incluso el macizo del Moncayo en días despejados. Merece la pena acercarse con cuidado a los cortados orientales para contemplar el profundo desfiladero del Salto de Roldán, los meandros del río Flumen, la espectacular Peña gemela de Amán (1.121 m) y el monolito del Fraile (1.036 m), además de observar el vuelo de los buitres y otras aves rupícolas que anidan en las cornisas de la garganta.

Accesos: Collado de San Miguel (30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak