Gora

Ventejís (1.139 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Sarrera data
2011/12/24
Aldatze data
2017/11/02
1

En la zona Noroccidental de El Hierro, siguiendo un eje N.E-SW y separada del cordal central de la isla, destaca una alineación montañosa formada por varios conos eruptivos algo desmantelados por la erosión cuya mayor altura corresponde al estratovolcán Ventejís (1.139 m), también llamado Ajonse.

En el entorno, enmarcados dentro un área declarada como Paisaje Protegido de Ventejís, se encuentran algunos elementos de interés histórico, cultural y etnográfico, como el lugar donde estuvo el árbol llamado Garoé, o el paraje de Bentayca, cuya ubicación se presume próxima a la cima del Ventejís y donde los Bimbaches, antiguos pobladores de isla, rendían culto a Eraoranzan y Moneiba, divinidades masculina y femenina respectivamente. Al W. de la Dorsal de Ventejís se extiende la Meseta de Nisdafe, con explotaciones tradicionales de cultivos y pastizales delimitados por pequeños muretes de piedra seca que conforman un paisaje rural característico.

El Garoé fue un árbol sagrado para los Bimbaches y hoy en día es uno de los símbolos más representativos de El Hierro, llegando a formar parte de los escudos del municipio de Valverde y del Cabildo Insular. Aunque fue derribado por un huracán en 1.610, se sabe que era un til (Ocotea foetens) por un dibujo de 1.594, realizado por el ingeniero Leonardo Torriani, en el que aparecían claramente representadas las hojas y los frutos del legendario árbol. Debía tratarse de un hermoso ejemplar con una amplia copa en la que se condensaba abundantemente la humedad del persistente "mar de nubes" que habitualmente cubre la zona. El agua empapaba el frondoso til y goteaba al suelo (fenómeno conocido como lluvia horizontal) donde era recogida en una serie de albercas para su aprovechamiento por personas y ganados.

En un lugar como El Hierro, con gran escasez de recursos hídricos, no es de extrañar que al Garoé se le tratara con veneración y que incluso se le atribuyeran propiedades casi divinas por su función de árbol-fuente. Durante siglos dio de beber a los antiguos herreños y llamó la atención de historiadores, geógrafos, cronistas y viajeros que pasaron por la isla, como así lo reflejan numerosos escritos y relatos.

Mira por el Océano bajando
entre el húmido Noto y el Poniente
las Islas de Canarias, reparando
en aquella del Hierro especialmente,
que falta de agua, la natura obrando,
las aves, animales y la gente
beben la que de un árbol se destila
en una bien labrada y ancha pila.

Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594), La Araucana

Según cuenta una leyenda, cuando los conquistadores llegaron a El Hierro, los aborígenes ocultaron con ramajes las albercas del Garoé pensando que si los soldados no encontraban agua tendrían que abandonar el territorio. La estratagema estuvo a punto de surtir efecto pero la doncella bimbache Agarfa, enamorada de un capitán castellano, desveló a éste el lugar de provisión del preciado elemento tratando de evitar su partida, lo que propició la ocupación de la isla. Descubierta la joven, fue juzgada por su pueblo y castigada con la muerte por su traición.

Desde San Andrés

A la salida de San Andrés, viniendo de Valverde por la HI-1 (TF-902), tomamos a la derecha el desvío que va a Las Montañetas y Guarazoca por la HI-10 (indicador a Garoé) y aparcamos en una gran explanada que queda a la derecha, cerca de una encrucijada de varios senderos balizados (1.055 m).

Caminamos unos 170 metros por la HI-10 (N) y nos desviamos a derecha siguiendo las marcas del sendero P.R.-EH-11 o Ruta del Agua, inaugurado en 2010 con motivo del cuarto centenario de la caída del mítico Garoé. En su inicio, la ruta transcurre prácticamente llana entre pinos y gira después a la derecha (E. y más adelante NE) remontando suavemente hacia el collado que se forma entre la cota N. de Chamuscada (1.139 m) y la Montaña Entremontañas (1.116 m). En el collado (1.061 m)(0,20), seguimos a la izquierda bordeando Entremontañas por el SE y llegamos posteriormente al antiguo poblado de La Albarrada, del que solo quedan las ruinas (1.035 m)(0,35).

El camino atraviesa La Albarrada entre muretes de piedra seca (atención a las marcas) y cruza más adelante el GR-131 o Camino de la Virgen que por la derecha se dirige a Valverde y por la izquierda a la ermita de los Reyes. Ascendemos de frente (NE)(indicador a Garoé) en dirección a los Altos de Atara y Las Charquillas y, tras pasar junto al abrevadero de la Fuente de los Dornajos (1.099 m)(0,50), llegamos a una bifurcación (1.102 m)(1,00) donde continuamos por la pista de tierra de la derecha (NE), abandonando el sendero temático del agua que desciende por la izquierda hacia el centro de interpretación del Árbol Santo o Garoé.

Avanzando sin apenas desniveles llegamos enseguida al captanieblas (o captabrumas) del Ventejís, un curioso artilugio experimental que imita el modo en que los árboles atrapan la humedad con sus hojas. El invento consiste en extender unas redes, sujetas a unos bastidores verticales, en las cuales se condensan las gotas de las frecuentes nieblas del lugar. El agua así capturada satura las redes y escurre por gravedad hasta una canaleta situada en la base que se comunica con un depósito de almacenamiento.

Continuando por la pista llegamos a un cruce (1.112 m)(1,10) y tomamos el ramal de la derecha que conduce directamente a la cumbre del Ventejís, señalada con un vértice geodésico (1.139 m)(1,15). Los lugares altos que los antiguos bimbaches reservaban a los dioses están ahora ocupados por antiestéticas antenas de telecomunicación, que desentonan bastante con el Paisaje Protegido donde se ubican.

A la vuelta, merece la pena ir a visitar el lugar donde estuvo el Garoé. Desde allí, se puede retornar por el camino de ida o proseguir por el PR-EH-11 (o Ruta del Agua) que traza un recorrido circular para volver a San Andrés. Según la información del sendero, el itinerario completo tiene 16 km (a lo que hay que añadir el desvío a Ventejís) y se tarda unas 6 h en completarlo.

Accesos: San Andrés (1 h 15 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak