Gora

Pic de Lary (2.399 m)

remove-icon
Mirari Zabala Markuleta
Sarrera data
2015/01/23
Aldatze data
2017/06/21
3



Bajo las caídas septentrionales del Gabieto Oriental encontramos el Puerto de Buxaruelo (Port de Boucharo o Bujaruelo), histórico paso entre tierras occitanas y aragonesas a través del cual las gentes de los respectivos valles de Gavarnia (Gavarnie, en lengua occitana) y Broto han mantenido fraternal contacto a lo largo de siglos, antes del retroceso de las labores ganaderas y la construcción de carreteras transfronterizas. Afortunadamente no se llevaron a cabo los planes asfálticos que amenazaban este bellísimo y mítico paraje a finales del siglo pasado.

Del Puerto hacia el N., el Pirineo vuelve a elevarse para tomar enseguida rumbo O. hacia las alturas del macizo de Vinhamala. Es en este giro de dirección, cerca del Soum Blanc de Especières, de donde se desgaja hacia el NE una corta sierra que penetra íntegramente en territorio francés, presentando varios promontorios de cierta categoría, como el Pic Saint André o el que nos ocupa: el Pic de Lary.

El Lary constituye la última cumbre importante de esta sierra antes de desplomarse hasta las profundidades del Vallée d´Ossoue
Se trata de una modesta aunque agradecida montaña, no exenta de un toque de elegancia al estar rematada por un casco rocoso que se desploma hacia las praderas por las que discurre en su mayor parte esta sencilla ruta. Por la facilidad que ofrece, el Pic de Lary es una de esas montañas apta para todos los públicos, desde los más jóvenes, que disfrutarán intentando sorprender al gran número de marmotas que pueblan las laderas del pico, hasta los menos conformistas, que tendrán ocasión de acariciar la roca en los últimos metros hacia la cima, amén de inventarse otras rutas más complejas, dada la facilidad de orientación que ofrece el terreno. De lo que no cabe duda es de la impresionante panorámica que esta “pequeña” montaña ofrece hacia los cuatro costados, destacando por su innegable espectacularidad las verticales paredes del cercano circo de Gavarnia.

Comenzaremos a caminar desde la cerrada curva que gira a la izquierda en su ascenso desde Gavarnia/Gavarnie a la pequeña estación de esquí de Gavarnie-Gedrè-Especières, aproximadamente un kilómetro antes de llegar a ésta y a una altitud de 1.700 mts.
De la curva parten tres senderos en la misma dirección (N.O.), aunque es el más bajo el que se encuentra balizado con la clásica franja horizontal amarilla, tan característica de los itinerarios en el Pirineo francés, además de algún hito.
Dada la facilidad que ofrece el terreno, podemos subir por donde queramos, aunque el sendero balizado nos ayudará a progresar de una manera más relajada, pues realiza un giro algo más largo. Tras superar la primera barrera herbosa vamos descubriendo a la izquierda la montaña a la que nos dirigimos, así como la amplia y larga vaguada por la que nos vamos a acercar a ella de forma escalonada. En estos primeros pasos caminamos más o menos en paralelo al valle d´Ossoue, hundido a nuestra derecha. Si no tenemos prisa por ascender y no hemos girado aun a la izquierda (S.O.) para afrontar la subida , podemos asomarnos hasta una pequeña cabaña junto a un cercado metálico, perfecto mirador para contemplar en todo su esplendor el macizo de Vinhamala.
Cuando hemos dado vista a la cabaña, el sendero balizado efectúa un giro de noventa grados a la izquierda para empezar a subir (SW) ya de forma decidida. Una manguera, proveniente de un arroyo que habrá que cruzar, nos acompañará durante unas decenas de metros.

Para superar la larga vaguada que nos separa del evidente collado herboso que debemos alcanzar, situado a la izquierda de las caídas del Pic de Lary, podemos ascender por donde nos plazca, dada la facilidad del terreno y la evidente orientación. Si deseamos romper un poco la monotonía de caminar en línea recta por las praderas, podemos localizar el comienzo de un marcado sendero que nos permitirá auparnos al collado caminando bajo los escarpes del pico, en la margen izquierda orográfica. También existe una senda que se escapa de la vaguada por su margen derecha, para asomarse a la estación de esquí de Gavarnie y alcanzar el collado por lo alto de una loma.

Sea como fuere, una vez alcanzado el collado caminaremos por terreno más suave para superar otro cuello inmediato, también herboso, desde el que daremos vista a un pequeño laguillo. Con el Pic de Lary sobre nuestras cabezas, la senda atraviesa en perpendicular las señales de pintura con el logotipo del P.N. de les Pyrenées (que ascienden violentamente hasta la cima) y, tras pasar junto al pequeño lago, nos aupa hasta un último collado, ya en pleno cordal de la sierra.
Siguiendo la senda balizada de amarillo, giramos radicalmente a la derecha para afrontar las últimas rampas por un terreno más rocoso y entretenido hasta alcanzar el cascote que conforma la parte cimera, el cual se supera en breve sin ningún contratiempo.

Accesos: Curva de la carretera al Col de Tentes (2h).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak