Gora

Track section

Ontón - Serantes - Santurtzi
Javier Tezanos Díaz
Idazte data
2017.eko martxoak 21a
Kargatze data
2017.eko martxoak 21a
Iraupena
00:00
Etendako Denbora
Ez dago definituta
Visto
43515 aldiz
Zarata Maila

Irudiak

Ontón - Serantes - Santurtzi

La Cumbre de Punta Lucero (antiguamente Punta Luzuero) forma un cabo entre la playa de La Arena y el pueblo pesquero de Ciérbana. Este cabo cierra el abra del Río Nervión por el O. En torno al cual se ha construido el llamado Superpuerto de Bilbao.

Aunque actualmente el nombre de la cumbre es Lucero o Punta Lucero, todos los registros históricos indican que la voz exacta es Luzuero. De hecho, el diccionario histórico de Madoz lo cita como Punta Luzuero. Este monte Lucero y su vecino, el Serantes, constituyen dos picos muy visibles desde muchos puntos de la comarca del Gran Bilbao, especialmente este último, por ser más alto y ocupar una posición más central. Además llama la atención por su graciosa silueta cónica coronada por las antenas. Estas cimas separan el valle de Somorrostro y Muskiz, de Santurce y Portugalete. Al dominar el Abra, esta cima ha tenido gran importancia estratégica a lo largo de la historia, por lo cual, se encuentran restos de cañones, trincheras, cuarteles, etc., en la cúspide, restos del denominado "cinturón de hierro". El subsuelo de la cima está horadado por una intrincada red de túneles y galerías que comunican ambas vertientes de la montaña Serantes contaba con una torre atalaya de la que todavía quedan restos y su fuerte, algo más abajo, con foso y varios pabellones para tropa y oficiales construidos en el reinado de Felipe V. Se mantuvo en uso durante la Guerra de Sucesión. Estos vestigios de construcción defensiva se remontan al siglo XVI. Más tarde, hacia el 1876, las tropas carlistas excavaron trincheras, algunas de las cuales pasaron a formar parte en el año 1936 del “Cinturón de Hierro”.

Años después, a causa de su importancia estratégica, Franco decidió ampliar y conservar este fuerte ante un posible desembarco de las fuerzas aliadas al final de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día todavía se pueden ver los cuatro cañones Krupp alemanes de 150 mm de un alcance aproximado de 16 km y restos de las antiguas construcciones defensivas. Además de caminar por estos montes, en la primera parte del recorrido se transitará por una vía verde, que corresponde al ferrocarril minero, que desde 1860 transportaba el mineral de las minas de hierro (hematites parda y carbonato de hierro). El medio de arrastre inicial fue por medio de animales de tiro y a partir de 1895 con máquinas de vapor. Esta vía estuvo abierta hasta 1963, cuando se cerró la actividad minera. Aunque se trata de un mismo trazado ferroviario, desde el Cargadero del Piquillo hasta el Covarón se denomina Vía Verde El Piquillo y desde aquí hasta Pobeña se le da en nombre de Senda de Itsaslur. Ésta, es una palabra compuesta por "itsaso", mar, y "lur", tierra, es decir.

"Senda de mar y tierra". En la primera parte se encuentra el Túnel de la Galerna, que será necesario pasarle. Se sale desde una parada del autobús (30 m) con marquesina y dos contenedores verdes, que está justo antes del cartel que anuncia el final del pueblo de Ontón, en la N 634 dirección Bilbao. Tomando la dirección a Castro se caminan 160 m para tomar unas escaleras que bajan a la derecha, justo antes de una cerrada curva con un puente sobre el Río Sabiote, dando a la calle principal del pueblo, que discurre hacia el N. Al terminar las casas, se vira al NE, siguiendo de frente hasta legar a la altura de la autovía, donde se encuentra una bifurcación. Se tomará el ramal de la derecha, que cruza un puente (8 m) sobre el Río Sabiote, que poco después desemboca en la Rada de Berrón. Este camino pasa bajo la autovía y sube hacia el Cargadero del Piquillo. Enseguida se llega a una bifurcación, siguiendo por la derecha. El camino da una amplia curva y continúa subiendo. Pasa de nuevo bajo la autovía y desemboca en un camino asfaltado que viene desde la carretera al Aparcamiento del Piquillo. Se continúa hasta éste (44 m), donde comienza la Vía Verde del Piquillo. Frente al aparcamiento se encuentran los yacimientos mineros de la zona del Piquillo, que constan de tres depósitos de mineral, túnel de tolvas, las minas, una enorme oquedad excavada sobre el acantilado que comunica con las minas, algunos edificios mineros y la pilastra del cargadero.

Esta vía verde se asienta sobre el antiguo trazado del ferrocarril minero que transportaba el mineral desde las Minas del Hoyo Covarón, en Vizcaya, hasta el Cargadero de mineral del Piquillo, en Ontón. De hecho el aparcamiento en la zona de maniobras para el descargue del mineral. Se continúa por la vía verde que en este tramo pasa por las margas calizas de la Ensenada del Rebombal, donde el firme se sujeta mediante muros de contención construidos en mampostería. Después de 900 m, del comienzo de la vía verde, se llega al Túnel de la Galerna, de 60 m de longitud. A la entrada del túnel hay un cartel con el aviso “Ud. se adentra bajo su exclusiva responsabilidad”, aunque actualmente está protegido por un pórtico de madera y apuntalado. Después del túnel el camino se separa de la costa, a la vez que se van dejando atrás las Puntas del Covarrón y del Fraile y se entra en zona de Vizcaya. A continuación se da una amplia curva a la derecha, el camino queda en dirección SE y se entra en la zona minera de El Hoyo – Covarón. Esta senda, a partir de aquí, se llama Senda de Itsaslur, a lo largo de la cual se irán viendo paneles explicativos de las actividades que antaño se realizaron en esta zona.

Poco después de pasar todas estas casas e instalaciones, se llega a una bifurcación, donde hay un cercado con seto vegetal. Aquí se seguirá por la izquierda, cruzando el Arroyo de la Sequilla, y enseguida se irá de nuevo a la izquierda. Pronto se llega al aparcamiento (49 m) de esta vía verde y el camino continúa (en dirección predominante E) por el borde de los acantilados hasta llegar a la Punta del Castillo Viejo, que queda a la izquierda. Se puede ir hasta el extremo de este cabo, ya que hay un camino. Inmediatamente se pasa junto a la Punta del Castillo, más pequeña que la anterior, en la que había una explotación minera. Bajando las escaleras que han preparado se puede ver la entrada a dicha galería (está cerrada con una verja de hierro). Se llega hasta la parte superior de la escalinata asomándose al mirador y se continúa por el camino que sale hacia el SE por todo el borde del acantilado. Al final de este tramo se llega a la parte superior O de la Playa de la Arena. La bajada a la playa se hace por unas escaleras, llegando al aparcamiento (4 m) de la playa en el barrio de Pobeña, que se deja a la derecha, ya que hay que seguir de frente, dejando una residencia de ancianos a la izquierda, para girar a la izquierda nada más pasarla y entrar en la pasarela de acceso a la playa. En este inicio se dejará la citada residencia a la izquierda y la Ermita de Ntra. Sra. del Socorro a la derecha, que está situada en un altozano. Se atraviesa la pasarela peatonal y se llega a la arena de la playa. Se cruza ésta, se sube a la duna, se atraviesa y se recorre el aparcamiento NE de la playa. Al final del mismo se siguen 140 m por la carretera, después de haber pasado junto a la Ermita de San Ignacio y justo después de pasar la pared del cercado de una propiedad, se tomará el camino asfaltado que sale a la izquierda, que después de 190 m se bifurca, tomado el ramal de la derecha, que enseguida llega a la carretera, junto a un aparcamiento.

Justo enfrente, a la otra parte de la carretera, nada más acabar la acera que hay junto a un cercado de unas casas, sale un sendero, que en un amplio zigzag sube por la pendiente ladera O del Monte de Punta Lucero (309 m). Este camino llega a la Peña de la Atalaya (253 m), desde la que se tienen unas inmejorables vistas del Puerto de Bilbao. Se continúa en la dirección opuesta, subiendo por los caminos del pernal N de este monte, hasta alcanzar la cima del Monte de Punta Lucero (309 m). Las vistas desde aquí son muy buenas. Al E se encuentran los municipios de Santurce, Guecho, Lejona y los montes costeros de Ermua, Jata y Sollube. Al SE se ve el monte Serantes, que se subirá después. Los Montes de Triano, el macizo de Ganekogorta asoman al S. En la parte superior se pueden visitar los restos de las baterías de costa y resto de las instalaciones militares. Cueva Mayor en la subida al Monte Serantes. Vistas desde esta cima: El Fuerte y el Valle del Nervión (SE); Superpuerto (NE); Playa de la Arena, con el Pico Cerredo al fondo (NO). Se continúa siguiendo la alargada cresta (SE), que va descendiendo suavemente, alcanzando un collado (211 m), después del cual se sube a Alto de La Vista (229 m). El camino sigue de frente bajando por el pernal SE de este cordal. A la altitud de 135 m se encuentra una pista, por la que se seguirá a la derecha. Poco después, este camino se une a otro asfaltado poco antes de entrar en el Barrio de La Cuesta de Ciérbana. Se entra en las calles de este barrio yendo a la izquierda en las tres bifurcaciones que se encuentran.

Se continúa por este camino hasta cruzar un puente (26 m) sobre el Arroyo Canal. Se gira un poco a la derecha, para cruzar la carretera N-639 y tomar el acceso al depósito de contenedores (Progeco), que sube al otro lado de la carretera. En la primera y cerrada curva a la derecha, se deja este acceso, para tomar pista asfaltada que sale a la izquierda y va girando a la derecha, hasta que 60 m después se deja esta senda y tomar una vereda (a la derecha, SE) que sube con fuerte pendiente por el pernal NO del Monte Serantes. A la derecha discurre una valla protectora para que nadie caiga al cortado del depósito de contenedores, que antiguamente fue una cantera. A los 152 m de altitud el camino aleja la valla, para continuar subiendo por el pernal. A la altitud de 280 m se obviará una pista que sale a la izquierda, continuando, a partir de aquí, junto al límite de un pinar, que queda a la izquierda. Poco después de pasar bajo una línea de alta tensión se pasará junto a la Cueva Mayor (350 m), una curiosa oquedad que es como un puente o túnel de piedra.

Siguiendo la subida, pronto se alcanza la cima del Serantes (452 m), cuyo punto culminante está justo después del torreón. En esta alargada cima hay varias antenas y un mirador desde el que se tiene una bonita vista de Vizcaya, en especial de la Ría, Bilbao y la zona minera. Un poco más abajo, en una llanada del pernal E-SE, se encuentra el Fuerte de Serantes. Además, en los “descansillos” de esta montaña aún quedan baterías y torres de observación. Se continúa hasta el Fuerte de Serantes (366 m), después de lo cual se toma una pista que sale a la derecha (SO), por la que finalmente se llega a Cabieces, un barrio ce Santurce, después de pasar por un bosquete que hay sobre un túnel de la autopista. La primera edificación a la izquierda, al entrar en el casco urbano, es el Colegio Emilia Zuza y después un campo de futbol, entre los cuales estará esperando el autobús.

Javier Tezanos 23-02-2017

Literatura consultada para texto y fotos

1. https://www.mendikat.net/com/mount/438
2. http://descubriendopaisajes.blogspot.com.es/2012/07/via-verde-de-piquillo-en-ontoncantabria.html
3. https://pisakampas.blogspot.com.es/2009_10_01_archive.html

Iruzkinak