Gora

Track section

Cara SO (Vía Cadier) por el refugio de Estós
Luis Hernández Taranilla
Idazte data
2014.eko ekainak 18a
Kargatze data
2019.eko uztailak 11a
Iraupena
26:31
Etendako Denbora
Ez dago definituta
Visto
5994 aldiz
Zarata Maila

Irudiak

Cara SO (Vía Cadier) por el refugio de Estós
  • Acceso: Benasque está 140 km al NO de Huesca, por Barbastro y Graus. Atravesar el pueblo y continuar tres kilómetros y medio por la carretera del Valle del Ésera, hasta el desvío a la izquierda del Valle de Estós, situado justo después de cruzar el río. Tomarlo y avanzar unos 500 m, hasta el aparcamiento, donde comienza la ruta. Puedes calcular un itinerario desde tu lugar de partida al punto de inicio de la excursión en el siguiente link a GoogleMaps.
  • Tiempo en movimiento: 10h11 en dos jornadas (2h12 + 7h59).
  • Tiempo total: 14h11 (2h29 + 11h42), sin contar lo que estuve en el refugio.
  • Dificultad: PD+ (Condiciones del día: nieve consistente a partir de 2.700 m). Dos tramos de escalada de dificultad baja (II+ / 40 m) y (II / 60 m). Pala de nieve de 150 m a 50º.
  • Descripción: Tras haber llegado por el Valle de Estós hasta el Refugio, salir del mismo por la senda que remonta el Barranco de Gías. Dejarla hacia los 2.400 m, girando a la derecha (E) para atravesar la ladera hacia una repisa diagonal herbosa que nos permitirá superar sin dificultad el resalte que defiende el lomo que limita el barranco. A continuación, continuar atravesando la ladera por lo mejor, manteniendo cota en lo posible hasta el Cuello de Molseret. Trasponerlo y derivar a la izquierda (NE), para ganar altitud en diagonal hasta el Nevero de Molseret, bajo el Portillón de Oô. Continuar al E, recorriendo la base del zócalo del perdiguero hasta situarse en la vertical de cumbre, para encarar la cara SO.
    Comenzar superando el resalte inferior por una chimenea tumbada (II+ / 40 m), para acceder a un nevero de mediana pendiente (50º), que se remonta directamente. Al cabo de 150 m, topamos con la roca; dos pasillos de nieve van hacia los ambos lados, ganando la cresta entre los Hitos correspondientes y la cima. Creo que lo más elegante y bonito es dejarlos de lado y trepar recto por el muro, de excelente granito, muy cincelado y que, no llegando a ser vertical, resulta bastante asequible (II). Al cabo de 60 ó 70 m, la pendiente cede bruscamente y, si hemos mantenido la línea directa, nos encontraremos de repente con el hito cimero del Perdiguero (PD+) casi al alcance de la mano.
    Para bajar, recorrer la arista SE hasta el Collado Ubago y dejarse caer a la derecha (S) por la Coma de Perdiguero, primero siguiendo hitos a través del pedregal y luego por un claro trazo en la hierba. Pasado el lago y un rellano, el caminillo gira a la izquierda (E) para cruzar un lomo y cambiar al Barranco de Posintiello, por el que retoma el descenso, hasta la Cabaña de la Coma. Coger entonces a la izquierda (SE) otra senda, que sale de allí y baja por la ladera en suave diagonal hasta la Palanca de la Ribera, por la que cruza el río para desembocar en el camino del Valle de Estós. Seguirlo a la izquierda (SE) para regresar al aparcamiento.
  • Comentarios: Esta ascensión es una de las formas más bonitas de subir al Perdiguero, si no la que más, que resulte abordable para montañeros “normales”. Incluye una aproximación relajada y panorámica, trepadas divertidas en roca y una subida por nieve aérea y sostenida. Todo eso, en medio de un paisaje y un ambiente apabullantes.
    Es una ruta tempranera; conviene acometerla a finales de primavera o primeros días del verano, cuando la nieve ya se ha retirado de los valles y laderas pero aún persiste en la terraza que lleva a Molseret y la propia cara SO que, sin ella, es una placa escalonada de mediana pendiente que no he probado pero, a vista, parece menos agradable y más sosa que el nevero a 50º que encontré.
    La vía fue abierta por los hermanos Cadier el 11 de agosto de 1902, obviamente libre de nieve, en bajada. Quizá por eso destreparon el zócalo inferior más al este de por donde yo subí, casi pegados a la Cresta de la Gargallosa, ya que desde arriba no se puede ver la chimenea, que creo que es el acceso más fácil y, a la vez, directo. Por cierto que esas placas de la derecha del zócalo siguen figurando en las guías que recogen este itinerario como el punto de paso del resalte.
    La ruta quedaría más corta, y similar en lo fundamental, subiendo desde la Cabaña de Turmo pero la travesía del Barranco de Gías a Molseret es tan bonita que merece la pena, pese a que obliga prácticamente a un segundo día. Además, partiendo del Refugio de Estós, se descarga un poco de desnivel la jornada de cumbre, lo que no está mal pues, como el entorno es tan bonito, merece ir con tiempo de sobra para saborearlo.
    En resumen, que se trata de un precioso recorrido alpino, reservado a montañeros en buena forma y con soltura en dificultadas moderadas, tanto en nieve como en roca. También requiere en moverse por terreno variado sin señalizar.

Iruzkinak